Más presuntos abusos, esta vez de la mano de Huanfeng

Otro episodio de presuntos abusos en la LPL nace ahora de la mano de Huanfeng, tirador de Weibo Gaming, cuya exnovia ha denunciado episodios agresivos por parte del jugador chino.

Lizhi (荔枝), exnovia del tirador de Weibo Gaming, ha revelado públicamente episodios de su relación en los que el jugador habría ejercido presuntos abusos contra ella y ha compartido en redes los comentarios de Huanfeng sobre envenenar a Fenfen, su entrenador.

Linda (@ICrystalization) en Twitter

La conocida traductora de la LPL, Linda «@ICrystalization» Pro League publicaba esta tarde las declaraciones que la chica había tenido contra el jugador. Según cuenta, Huanfeng abusaba de ella tanto verbal como físicamente y solía usar palabras misóginas como «puta» y «baños públicos» para humillarla, negaba una relación paralela con otra mujer (que ya en 2020 salió a la luz como escándalo público y le costó quedarse en casa durante el All-Star de ese año) y le mentía constantemente.

Las presuntas lesiones de Lizhi, exnovia de Huanfeng

Además, según publicaba la propia Lizhi en Weibo, Huanfeng habría tenido comentarios agresivos contra Fenfen, entrenador de Weibo Gaming, tras haber este bebido de su botellín de agua. Durante la conversación que mantenían la por entonces pareja, el jugador chino se quejaba de ello diciendo que «siendo honesto contigo, ¿qué te parece si compro veneno matarratas? Esperaré a que se duerman, apagaré las cámaras de vigilancia y entonces pondré matarratas y envenenaré a esos idiotas. Pesticida también sirve.»

Fenfen, entrenador de Weibo Gaming: «Sin palabras»

Tras conocer las palabras del tirador de su equipo, Fenfen ha publicado hoy en redes un austero «Sin palabras» y una imagen del envío de diez cajas de botellas de agua a la sede de Weibo Gaming.

Aunque ni el club ni las personalidades implicadas en el caso se han pronunciado por el momento, las polémicas alrededor de los jugadores de la LPL siguen surgiendo y, apenas unos días después de las declaraciones contra Xiaohu, todo apunta a que en China cada vez son más intolerantes con los abusos.